Siniestros

siniestros


La finalidad de un seguro es sencillo: prevenir contingencias. Debe ser visto como una inversión que sirve para salvaguardar tu bienestar y el de los tuyos, así como un medio que te permite contar con un respaldo frente a situaciones inesperadas.

Estas situaciones son conocidas coloquialmente como “siniestros”, los cuales, más tarde o más temprano terminan produciéndose. Llegado ese momento , ¿por qué tener contratados tus seguros a través de un mediador de seguros?

Con la intervención de un mediador de seguros, se gestiona de una manera íntegra la reclamación del siniestro con el objetivo de proporcionar un servicio de calidad, evitando que el cliente se vea perjudicado o perdido hasta la liquidación del siniestro.

La característica fundamental de los corredores de seguros es su independencia e imparcialidad con respecto a las entidades de seguros, ayudando a los asegurados en las gestiones para la tramitación de sus siniestros.

Normalmente las compañías de seguros están interesadas en cerrar cuanto antes el siniestro para minimizar los costes, sin embargo y por contrapartida, los mediadores de seguros tienen como objetivo agilizar los trámites, aportar los argumentos técnicos necesarios y acelerar el cobro de las prestaciones.

Es muy habitual que los propios clientes no lleguen a conocer las numerosas gestiones que ha tenido que realizar su mediador de seguros con una compañía para que finalmente se haya podido resolver satisfactoriamente un siniestro. Esta es una labor de servicio que asumimos perfectamente sin necesidad de evidenciar lo que consideramos como parte de nuestro trabajo. Es precisamente en el momento de un siniestro cuando el cliente tiene que sentir más cercana la figura de su mediador.

Entre los valores añadidos que aportamos a nuestros clientes en el momento de gestionar sus siniestros, podemos destacar los siguientes:

  • 1.- Disponemos de conocimientos propios y personal cualificado, disponiendo de los recursos necesarios para poner en marcha el plan de atención al cliente.
    2.- Una persona estará a disposición del asegurado durante toda el tiempo que dure la gestión del siniestro. Esto significa que el cliente sabrá en todo momento con quién hablar si tiene alguna pregunta sobre su expediente.
    3.- Nos encargamos de preparar los documentos y entregar los mismos a la compañía aseguradora.
    4.- Analizamos el estado de la reclamación e informamos periódicamente al asegurado.
    5.- Comprobamos que la compañía de seguros esta efectuado todos los pasos necesarios y no se prolongan en el tiempo.
    6.- Agilizamos los trámites de resolución y por consiguiente la liquidación del siniestro.

Estas son, entre otras, las operaciones que llevamos a cabo como tu mediador de seguros, las cuales están dirigidas a obtener un claro propósito: ganar en eficacia y eficiencia, resolviendo el siniestro de una manera rápida consiguiendo proteger los intereses de nuestros clientes.

Los comentarios están cerrados